• Templo de Santo Domingo
  • Templo de Santo Domingo
  • Templo de Santo Domingo
  • Templo de Santo Domingo

Templo de Santo Domingo

Este claustro perteneció en sus inicios a la comunidad de los dominicos. En sus primeros tiempos, la edificación era una casa con techos de paja y paredes de bahareque. Una de sus características especiales, es el retablo mayor de estilo barroco y decorado con laminillas de oro. La obra del púlpito la dirigió Francisco José de Caldas y la doró y pintó José Caicedo. Probablemente el Santo Sepulcro enchapado en carey, marfil y plata dorada, es la imagen más antigua de Popayán y existe la leyenda de que en su interior hay una astilla de la cruz original del Nazareno.

Otras imágenes son María Salomé, La Verónica, María Magdalena, el Varón del Martillo, el Varón de las Tenazas, El Santo Cristo, El Descendimiento, La Piedad, Las Insignias, San Juan y la Virgen de La Soledad, que salen en la procesión del Viernes Santo. Los entendidos establecen una cercana relación de afinidad arquitectónica entre las iglesias de Santo Domingo y San Agustín, pues ambas tienen coincidencias en sus capillas laterales, sus techos sobre vigas de madera, muros cuadrados, de ladrillo y la nave central tiene vigas a la vista. Se cree que el constructor fue el mismo para las dos, aunque de todos modos hay diferencias en sus portalones y camarines.En el terremoto de 1736 el templo de Santo Domingo quedó en ruinas. Para reconstruirlo aportó la familia Arboleda y el Deán Mateo de Castrillón Bernardo de Quiroz, quien costeó la nave de la epístola. En el terremoto de 1827 de nuevo fue destruido pero en los años siguientes lo reconstruyeron.

El terremoto del 31 de marzo de 1983, causó grave deterioro en la torre, el campanario y en el interior. La reconstrucción la hizo la firma Llano-Caicedo. Declarada Monumento Nacional de Colombia en 1996. 

Fuente: Popayán en Blanco y Negro, un Regalo - Antonio María Alarcon Reina

Popayán Volver